Bring Me The Horizon - That's The Spirit | The Backstage

Bring Me The Horizon – That’s The Spirit



Bring Me The Horizon - That's The SpiritNo quiero dar muchos rodeos, así que seré directo, Bring Me The Horizon son con total seguridad una de las bandas más innovadoras de los últimos años. Sólo ellos han sido capaces de reinventarse a cada disco de una forma increíble. A crear más allá de lo que el publico conoce de ellos, a explorar hasta limites inimaginables.

Nadie, entre los que me incluyo, podría haber esperado una evolución como la están viviendo. Son sencillamente uno de esos grupos en los que el futuro no se antoja como un destino, sino como una dirección. Una dirección a la sorpresa, a que nadie sea capaz de saber qué se va a encontrar en las nuevas canciones.

En “That’s The Spirit” encontramos la sensación de estar ante una banda nueva. Otra vez, otra banda totalmente diferente que no tiene nada que ver con ninguno de sus discos anteriores. Es como si en cada disco no fueran las mismas personas, pero lo son. Ya en su titulo dice mucho. Para muchas bandas, estar abiertas a nuevos estilos no es lo mismo que atreverse a hacer algo diferente. Bring Me The Horizon rompen todas las barreras que forma etiquetar la música, la cual en el fondo no es más que eso, música.

Canción a canción

Al igual que pasó con “Sempiternal“, este nuevo disco necesitará tiempo. Lo que no cambia es la apertura. “Doomed” es uno de esos himnos que perduraran a lo largo del tiempo. Toques electrónicos que suenan como la perfecta banda sonora del disco. Oli canta “I’m sorry but it’s too late and it’s not worth saving” y grita mientras la electrónica tipo Prodigy retumba a ambos lados.

A “Doomed” le siguen los tres singles que la banda ha publicado recientemente sin contar “Drown“. “Happy Song” fue la primera que nos introdujo en el nuevo sonido de Bring Me The Horizon, más oscuros, pero manteniendo sus coros. A los pocos días le siguió “Throne” con un punto más próximo a Linkin Park. Gritos melancólicos cosidos a riffs metaleros que junto con la electrónica hacen de “Throne” una de las canciones más destacadas del disco.

Pero no todo es electrónica. “True Friends” es una de mis canciones preferidas del disco. Es la mezcla entre los Bring Me The Horizon más oscuros, electrónicos y duros con los más melódicos y profundos El himno que no podrá faltar en sus directos. Tras ella, turno para “Follow You“, lo más parecido a una canción de amor entre lo que Bring Me The Horizon han publicado hasta la fecha. Un beat inunda una canción que de primeras presenta un terreno más ligero. Notas individuales de sintetizador se entremezclan con suaves punteos de guitarra.

Follow You” florece en un estribillo melódico que permite a Oli derramarse en un epílogo emocional. Voces a capas que aumentan según llega el estribillo, palmas, y una conmovedora letra “promise me you’ll never leave my side” y “you can drag me through hell if it meant I could hold your hand“, hacen de esta una canción que se mueve a medio camino entre las baladas de los primeros Linkin Park y PVRIS.

Una vez superado el toque Linkin Park, “What You Need” presenta un gran groove con Matt Kean llevando el peso al bajo, un sólo clasico de guitarra de Lee Malia para completar un tema más rock y menos electrónico que el resto. Es a su vez una canción en la que Oli Sykes cambia por completo su registro vocal, irreconocible pero totalmente adaptado a esta nueva forma de cantar. El estribillo es una de esas partes en las que Bring Me The Horizon salen de su zona de confort para hacer cosas realmente grandes y cada vez más pegadizas.

Seguimos, “Avalanche” es otra de esas canciones en las que Bring Me The Horizon demuestran que con “That’s The Spirit” están capacitados para cualquier estilo. Una de las más largas del disco confirma el nuevo toque de la banda. Y lo hace justo antes de “Run“, una de las mejores canciones de rock que Bring Me The Horizon han publicado hasta la fecha. Tiene de todo, desde partes de pura electrónica, momentos de rabia, hasta un toque melódico y profundo.

That’s The Spirit” va llegando a su final con una nueva versión de “Drown” más acelerada, con más sintetizadores que rellenan los vacíos que la primera versión tenia. Últimas dos, por un lado “Blasphemy“, voces cambiantes, buen nivel rítmico con un groove de guitarra que reemplaza lo que hasta ahora creaba la electrónica, una canción oscura e inquietante que guarda otro sólo de guitarra como si estuviera en una balada.

That’s The Spirit” cierra con Oli cantando sobre su adicción a la ketamina en “Oh No“. Con una introducción de unos pocos segundos que recuerda a Depeche Mode, el resto de la banda construye una textura suave que va aumentando conforme pasan los minutos, sin gritos, con nuevos instrumentos, entre los que se encuentra un saxofón (si, lees bien). Sin duda, un gran e inesperado cierre que nos pone en situación a no saber qué esperar en un futuro.

Conclusión

Prepárate para lo que viene, porque “That’s The Spirit” es uno de los discos más innovadores que se han hecho en el genero desde hace años. Y como el propio nombre de la banda indica, el horizonte es suyo, sólo ellos son capaces de saber qué pasará.


Categorias
AnalisisInternacionalNoticias

Fundador de la web. Entre mis grupos preferidos están Fall Out Boy, Brand New y La Dispute.
No Comment

Leave a Reply

*

*

Esto tambien mola