Crónica: Pierce The Veil, letlive y Creeper en Madrid | The Backstage

Crónica: Pierce The Veil, letlive y Creeper en Madrid



pierce the veil

Algunos ya la llaman la época de oro, y es que cada vez son más las bandas que agotan salas en nuestro país cuando hace algunos años era un privilegio al alcance de muy pocos.

Uno de los últimos en hacerlo han sido Pierce The Veil, que tras agotar en la madrileña Cats, hicieron lo propio con la céntrica Sala But, una mejor sala (en mi opinión), tanto por sonido como por ubicación. Y más para el día en el que nos encontrábamos, un lunes con sabor a sábado y malasaña repleta de disfraces celebrando Halloween. No iba a ser una noche normal, y como era de esperar la cola de jóvenes y sus padres daba la literalmente la vuelta a la esquina (bastante impresionante, para los que no hayáis estado en la zona).

Tercera visita de Pierce The Veil a nuestro país, esta vez de cabezas de cartel, después de haber sido teloneros de A Day To Remember en 2011 y Bring Me The Horizon en 2013. Esta vez, el cartel hacía presagiar la mejor de sus versiones y aunque tuvieron que esforzarse muchísimo, así fue.

Esforzarse porque junto a ellos tenían a dos de las bandas más en forma del momento. Por un lado Creeper, catalogados ya como la nueva sensación británica. Punk oscuro pero meloso, combinando una estética llamativa, de esas que no olvidas. Como su hit, “Suzanne“, perfecto abridor de una noche idílica.

Y por otro, y aquí viene la mejor parte, letlive. No hay palabras para describir a Jason. Energía se queda corto, intensidad se acerca y locura, tal vez, pero no, porque aún hay más. Mejor hay que verle, hay que vivirlo, y sentirlo. No sabes por dónde va a salir, simplemente hace algo que llama tu atención y al segundo, en el transcurso que va desde que te echas la manos al bolsillo hasta que sacas el móvil, te lo has perdido.

Los californianos están hechos de otra pasta. Arrancaron con “Renegade 86” un set de apenas nueve canciones que se hizo corto pero que ya forma parte de lo mejor del año. Un toque de personalidad, rebeldía y un gusto a Glassjaw increíble. Y no, no os los estoy vendiendo, ya lo hacen ellos solos. El final con “Muther” y “Good Mourning, America” es para enmarcar y repetir de aquí a final de año todos los días.

Y ante tal despliegue, Pierce The Veil lo tenían complicado. Pero supieron salir del paso e imponer los porqués eran cabeza de cartel. Los de San Diego son para otro público, es cierto, pero sus cartas están bien presentes y la mejoría que han dado desde la última vez que hicieron presencia en Madrid ha sido enorme.

Siguen siendo un grupo jugueton pero con una puesta en escena más cuidada. Cañones de aire, confeti, tampoco faltan los discursos de Vic, el agradecimiento a sus fans (todavía pienso en esa persona que subió al escenario para vivir un momento único), y un set a medio camino entre su faceta más cañera y la más dulce. Y todo sin olvidarse de las canciones de “Selfish Machines” como “Caraphernelia“, que sonó de primeras, o de la aclamada “Kissing in Cars” en mitad de un repertorio que tuvo una vez más en “Bulls in the Bronx” y “King for a Day” sus momentos más álgidos.

No tardarán en pasar otros tres años para volver a verles aquí, estoy convencido de que noches como esta despiertan a cualquier banda la sensación de que en España hay público para ellos.


Categorias
CronicasInternacionalNoticias

Fundador de la web. Entre mis grupos preferidos están Fall Out Boy, Brand New y La Dispute.

Esto tambien mola