Crónica: Propagandhi en Madrid | The Backstage

Crónica: Propagandhi en Madrid



Propagandhi / G.A.S. Drummers / Adrenalized
17 de Julio de 2013
Rockstar Music Hall (Independance Club), Madrid

propagandhicronicamadridDiez años son muchos para un publico tan inquieto. Y si no que se lo digan a los canadienses Propagandhi. El cuarteto, liderado por Chris Hannah, volvía a Madrid ante una gran expectación propia de esas grandes noches que solo HFMN esta garantizando últimamente. Su punk con arrebatos de metal y letras cargadas de proclamas políticas  iba a conseguir colgar el cartel de todo vendido. No había ningún lugar donde ver tranquilamente el concierto, todo estaba absolutamente lleno de un publico dispuesto a darlo todo, desde los más jóvenes hasta los más mayores a los que todavía les retumba en el oído la ultima vez.

La noche sin embargo iba a empezar con más calma, ensalzando lo mejor de nuestra escena. Adrenalized y G.A.S. Drummers iban a cumplir perfectamente con las expectativas que estaban puestas en ellos. Para mi gusto, en especial los primeros, porque aunque ya lleven unos cuantos años, con más de un trabajo a sus espaldas, fueron todo un descubrimiento. Y de que manera, su punk con vestigios de hardcore y metal, crudo y rápido, se llegó a todos los rincones de la sala. Fue directo, sin rodeos. Los gipuzcoanos presentaban su ultimo LP, “Tales From The Last Generation”, dando cabida a temas de anteriores trabajos como la coreada “Walls of Ignorance” o “Seeking Glory: First Step To Failure”, con la que cerraron un corto pero robusto y potente concierto. Media hora que sirvió para que más de uno preguntase insistentemente por ellos.

Poco después, y con algo más de tiempo, daban comienzo unos veteranos de nuestra escena. Los gaditanos G.A.S. Drummers salían con tantas ganas que ni un fallo de sonido con el micrófono principal les pudo cortar esa energía que desprenden desde el primer momento. Más de una década que no ha pasado factura en sus ganas e ilusión, Dani Llamas, guitarra y voz, no para quieto ni un segundo, tanto que tras un prometedor comienzo con “Phoenix” y “Outta Mankind”, se viene arriba para pedir la colaboración del publico. Siete son los trabajos que el cuarteto ha publicado hasta la fecha, dejando en todos una progresión adaptada a los nuevos tiempos sin perder su ápice de punk rápido. Y si no que se lo digan a temas como “Miamized”, “Back To Decandence”, o la pogueable “Back to Innocence”, de su primer trabajo. Temas que se compenetran a la perfección con el pegadizo “We Got The Light”, de un último trabajo que continúan presentando sin descanso por toda la geografía española.

Tras ellos, un largo cambio de backline impaciento aún más a un publico que ahora si, se agolpaba en las primeras filas del bajo escenario de la sala, dispuesto a hacer del local una verdadera piscina de sudor, crowd surfing y empujones desde el primer minuto. Empieza un concierto en el que no hay ni decoración ni introducción que valga, directos, después de probar sus instrumentos, así de pronto, Chris Hannah y los suyos nos dan el primer bofetón con “Dear Coach’s Corner”. “Hola Madrid, somos Propagandhi de Canadá”, se presentan ante un publico calentito que ya había empezado a hacer de las suyas. No han pasado ni dos canciones y yo, cámara en mano, ya me planteo abandonar la primera fila. No duraría mucho, solo una canción más, antes de buscar un sitio seguro al lado del escenario. La locura era tal que en la segunda, “Fuck The Border”, tiene que aparecer un backliner por el escenario para poner calma. Todo lo contrario a lo que incita Todd Kowalski, bajista, recordando haber visto un publico más histérico en su ultima visita a España.

Para entonces, tras “A Speculative Fiction” y “Note to Self”, alguno ya había perdido su zapatilla y el logo gigante de la sala, situado en lo alto frente al escenario, corría peligro de venirse abajo. Porque da la casualidad de que para ir al baño tienes que rodear todo el escenario, con la pertinente ventaja que ello supone para colarte por un lado y tirarte ante una audiencia insaciable. Por el camino hay momentos en favor del veganismo con “Apparently, I’m a P.C. Fascist (Because I Care About Both Human and Non-Human Animals)” y el documental “Earthlings”, sin olvidarnos de los más políticos con “…And We Thought Nation States Were a Bad Idea”, uno de los momentos más locos de la noche, donde no solo bastaba con tirarse del escenario, sino que las columnas centrales pasan a ser una extensión más de ese ir y venir de saltos.

No hay descansos que valgan, es imposible, “Less Talk, More Rock” y “Things I Like” entre otras corroboran el delirio. Kowalski mientras tanto sigue provocando e incitando aun más, llevando a todos los rincones de la sala un frenético ritmo que solo descansa tras “Duplicate Keys Icaro (An Interim Report)”, con la que después de un breve descanso deciden sumarse tres de las más skate punk, “The Banger’s Embrace”, “Back to the Motor League” y “Stick the Fucking Flag Up Your Goddam Ass, You Sonofabitch”, poniendo fin a un concierto difícil de superar. Tanto que al publico le cuesta creer que se haya acabado ya. Sudorosos, y con algún moratón de más, la sala se va vaciando con el gusto de haber vivido una gran noche, mientras Chris Hannah y los suyos, impasibles pero muy agradecidos, recogen sus instrumentos como si nada. Esperamos que sirva para que no tengan que pasar otros diez años.


Categorias
CronicasInternacionalNacionalNoticias

Fundador de la web. Entre mis grupos preferidos están Fall Out Boy, Brand New y La Dispute.
No Comment

Leave a Reply

*

*

Esto tambien mola