Crónica: Yellowcard, Saves the Day y Young Guns en Madrid | The Backstage

Crónica: Yellowcard, Saves the Day y Young Guns en Madrid



17 de Diciembre de 2011
Sala Caracol, Madrid
Yellowcard / Saves the Day / Young Guns

El pasado fin de semana del 16 y 17 de Diciembre tuvimos la oportunidad de ver por primera vez en España a Yellowcard, una de las bandas referentes del punk de la pasada década, quienes tras un descanso de dos años volvían a la actividad para presentar su nuevo álbum, “When You’re Through Thinking, Say Yes”. Y qué mejor que acompañados por Saves The Day y Young Guns para formar una de las giras más esperadas del año. Ante tal expectación era obvio que las entradas se agotasen varias semanas antes, y así fue, el público de ambas ciudades no se hizo de rogar y abarroto ambas salas. La cita de la que vamos a hablar es la madrileña, celebrada en la céntrica Sala Caracol en la segunda de las fechas anteriormente mencionadas.

Y la noche transcurrió como se esperaba, público entregado, bandas cercanas, repertorios equilibrados y una buena dosis de energía y emotividad a partes iguales. Comenzando por los británicos Young Guns, quienes de una forma puntual saltaron literalmente al escenario para demostrar porque son una de las bandas más en forma del Reino Unido. Locura es una palabra que puede definir bien su corto pero intenso repertorio, en el que aumentan la dosis de intensidad de unos trabajos que en estudio suenan más ligeros. Sobre el escenario, el quinteto liderado por Gustav Wood tiene un sonido masivo que corresponde con su gran energía. Para nada les afecta negativamente el hecho de ser los primeros en abrir la noche, pues son capaces en lo que suenan sus dos primeros temas, “D.O.A” y “Crystal Clear”, de poner en marcha a quinientas personas que disfrutan de un repertorio muy cuidado.

Gustav se muestra en todo momento cercano y agradecido a su público, es de esos vocalistas que incitan en todo momento a cantar y a pasarlo bien, que es lo que realmente importa. Corta pero buena presentación de su reciente “Bones”, en la que no podía faltar su single “Learn My Lesson” o su ya tema referencia “Weight of the World”. En definitiva buena presentación a la espera de que decidan aventurarse a dar el salto en solitario.

Y tras la inquietud de los británicos llega el turno de la calma con Saves The Day, quienes más allá de su minimalismo y meticulosidad ofrecieron un punto culminante de la noche, de esos en los que es mejor observar con atención. Y aunque en ocasiones pudieran pecar de aburridos ante el cartel tan movido con el que compartían noche, Colney y los suyos desglosaron todos sus grandes temas, desde “Firefly” y “Shoulder to the Wheel” hasta “Rocks Tonic Juice Magic” pasando por los más cautivadores como “Anywhere With You”, aunque se dejaron algunos temas de Stay What You Are. No obstante, lo mejor, el poder escuchar en directo la voz tan crecida y mejorada de Colney. Como detalle curioso el apagon que sufrió la sala, no sé si parte del espectáculo, pues consiguió animar bastante.

A su termino, los que allí nos encontrábamos nos hallábamos con los nervios y las ganas de ver a Ryan Key y los suyos. Molestos cambios de escenario aparte, no entiendo como con todo el público abalanzado sobre la primera fila se pueden sacar unos flightcase para guardarlos debajo del escenario, el concierto de los californianos comenzó con puntualidad e intensidad. Monitores fuera, mejor visibilidad para las pequeñas seguidoras de primera fila (El escenario de Caracol es realmente alto), comenzaba a sonar “For You And Your Denial”, seguida del tirón por “Way Away” y “Shrink The World”, tras las que solo necesitaron un sonriente “Gracias, somos Yellowcard” de Key y Mackin, violinista, para ganarse al público, que no dudo en dar una calurosa felicitación de cumpleaños a Ryan. Casualidades.

Sabedores de lo que se juegan con esta vuelta, Yellowcard aumentan la energía con cada canción, alcanzando un ambiente realmente digno de esos conciertos que quedan como lo mejor del año. Realmente no esperaba tanta intensidad y puesta en escena así que no pude salir más contento. La única forma de describir su llamativo punk es con la solida relación que guardan con sus seguidores y lo sencillos que se muestran. Son características que hacen posible que un concierto sea divertido.

Todo esto con un repertorio de lo más equilibrado, cinco temas de “Ocean Avenue” y otros tantos de su último álbum, dejando “Lights and Sounds” y “Paper Walls” ambos con dos temas, entre los dieciocho temas que desglosaron, dejando momentos tanto fuertes como suaves, prueba de ello es “Sing For Me” y “Hang You Up”, tras las cuales continuaron para cerrar con “Lights and Sounds” y la siempre emotiva “Ocean Avenue”, momento en el que vi a mi alrededor un grupo de personas pintadas con las siglas de la banda gritando y cantando a pleno pulmón.

Para entonces habíamos llegado al final, el baterista Longineu Parsons se levantaba en su tarima para despedir a la banda entre una tristeza por lo que se acaba y emoción por lo que no ha hecho más que empezar, la vuelta de Yellowcard.


Categorias
CronicasInternacionalNoticias

Fundador de la web. Entre mis grupos preferidos están La Dispute, Tides Of Man, Brand New y Fall Out Boy.
No Comment

Leave a Reply

*

*

Esto tambien mola