Manchester Orchestra hablan de su nuevo disco | The Backstage

Manchester Orchestra: ‘¿Cómo ser capaces de demostrarnos que esto vale la pena?’



manchester orchestra junio 2017

Hay ocasiones en las que estar muy cómodo impide avanzar. Con cuatro discos publicados, Manchester Orchestra estaban algo ansiosos por pasar al siguiente nivel después de participar en la Banda Sonora de la película Swiss Army Man.

Siempre iba a ser un reto pero era como, ¿en qué punto estamos?“, se pregunta el vocalista Andy Hull. “¿Cómo ser capaces de demostrarnos que esto vale la pena? Porque realmente no queremos hacer algo que apeste, ¿sabes?“. “Y somos los primeros que admitirán si nuestras propias canciones apestan“, añade Rob.

Los dos, Andy y Rob, están en Londres para un par de conciertos íntimos, sólo sus voces y guitarras. Aquí es dónde realmente empezó el viaje de “A Black Mile…“, esqueletos de canciones que se habían metido en la cabeza de Andy, pero que nunca habían encontrado su lugar.

Pensé acerca de aquellas ideas que tenía hace años y en las que me gustaría volver a trabajar“, explica. “Cuando empezamos a componer el disco, toqué algunas canciones por primera vez. Rob ya las había escuchado en algunos viajes porque las estuvimos trabajando juntos“, comenta Andy. “Pero yo quería desafiar a la banda a ir en contra de sus instintos, porque en última instancia, estas canciones son en su núcleo, canciones folk muy simples“.

Rob reitera la importancia que esto le otorgó a la banda como un todo. “Fue como una declaración en la misión de lo que iba a ser el disco. Esa como esa cosa que está en tu mente pero que no sabes sacar“. Andy continúa, “y cómo se obtiene fuera de la ‘zona de confort’, ¿sabes? Es muy cómodo para nosotros encender un pedal de distorsión y dejar que el resto pase, ¿sabes?“, explica. “¿Cómo conseguimos la sensación sana de emoción, y cómo nos manejamos sin ella?“.

Habiendo decidido guiarse por todo lo que había en su cabeza anteriormente y cómo transmitirlo en una historia diferente, Andy explica su visión de lo que es un disco, “siempre he intentado ver un disco como si fuera una película“. “En cierta manera, Cope fue un thriller rápido, una película llena de acción“, explica.

En cambio, este disco quería que fuera lo más abierto posible. Y eso que odio todo término cinematográfico pero queríamos que fuera como viajar por el mundo. Y eso fue algo muy grande, porque cuando hablamos con Catherine (productora), nos dijo que quería hacer de cada una de las canciones como una habitación diferente de casa“, comenta Andy. “Y eso es lo que quería escuchar“.

De las once canciones que componen “A Black Mile…“, cada una se siente entonces como un viaje emprendido por la banda y en el que involucran al oyente. El disco se desarrolla en Lead, Dakota del Sur, título también de la cuarta canción. Después de componer una canción basada en el lugar, Andy se puso a buscar más inspiración en forma de fotos, y encontró una que de repente le permitió transformarlo todo en voces e historias.

En este nuevo estilo, Andy ofrece una visión acerca de cómo surge. “En última instancia soy yo. Es como cualquiera que escribe algo, hay elementos del autor en el libro porque proviene de ti mismo, de tus sensaciones e ideas. Soy un tipo feliz, y realmente amo mi vida y mi familia. Así que lo que encontré fue que necesitaba crear algo para explicarlo“, comenta.

Aunque hay ocasiones en las que puedes pensar todo lo contrario, como por ejemplo en Lead, hay una sensación de que no quería ser padre, pero eso es un pensamiento que tenía antes de que mi hija naciera. Era el miedo a algo, ¿sabes?“, explica Andy.

Todo este desarrollo es gracias a Swiss Army Man. Sin restricciones, Rob y Andy saben que sin las limitaciones de aquella banda sonora, este quinto disco sería diferente. “Habría sido un disco completamente distinto“, reflexiona Andy. “Aquello nos demostró que no hay reglas. Después de Cope y Hope nos sentimos como si hubiésemos agotado nuestros recursos. Aquellos eran los discos más heavies, bonito y delicados, así que nos preguntamos por lo que había que hacer después“.

Rob enfatiza la medida en la que estaban intentando evitar aquellas ideas heavies y pesadas. “Yo diría que tomamos el modelo de pensar en la forma en la que el esqueleto de la canción no era un ‘Mean Everything’ y un ‘Simple Math’ 2.0“.

Manchester Orchestra eran muy conscientes de no caer en su propia complacencia, una trampa fácil para aquellas bandas que han logrado un éxito. Pero, ¿en quién mirarse? Durante todo el tiempo sale un nombre en relación a esto, Foo Fighters. “Siempre miramos bandas como ellos, aunque lo más probable es que no lleguemos a ese nivel, pero ¿quién sabe qué pasará?“, se ríe Andy. “Pero tratamos de ver las cosas de esa forma, de cómo progresamos“.

Eso no quiere decir que no sean fans de los Foo sino todo lo contrario. De hecho, el segundo disco de Foo Fighters fue de gran inspiración para “Mean Everything To Nothing“. “Pero esa fue la idea del segundo disco, queríamos que fuese duro pero cuando cinco discos son duros, ¿que estás haciendo? ¿cómo lo haces?“, reflexiona Andy.

Tenemos muchas ganas de hacer nuestro mejor disco, sentimos que tenemos que hacerlo, y eso es muy estresante, pero en última instancia, funciona“, recuerda Andy. “Leía sobre tíos como Thom Yorke, que dicen que cuando haces un disco nunca tienes que divertirte, y nunca debería ser algo fácil, porque si sientes algunas de las dos cosas es que entonces no estás en el camino correcto. Y es como ‘…cierto’“, exclama Andy.

Convivir con una banda sin parar durante más de cinco años es igualmente estresante y poco saludable. “No puede ser saludable. Estábamos obsesionados con este disco y llegó un punto en el que nuestras familias nos pidieron por favor regresar a casa a descansar“.

No todo iba a ser Foo Fighters y Manchester Orchestra se guardaban una influencia muy buena. “Personas como Simon Neil también fueron muy útiles para entender este disco. Tuvimos la suerte de tener fuertes asesores para este disco. Solía llamarle y preguntarle por lo que hacía cuando tenía un colapso nervioso en el estudio, ¿cómo avanzaste?, y ese tipo de cosas“.

Alejarse de su propio camino hasta entonces y dejarlo ir hacia un lado más cinematográfico es la parte más difícil de todo. Andy y Rob, en compañía de Tim Very y Andy Price supieron que se tenía que llamar “A Black Mile…“. “Es bueno que te vayas“, confirma Andy, “pero tienes que mantener todas tus convicciones y asegurarte de dar todo lo que tienes“.

Manchester Orchestra lo han hecho, y para el recuerdo quedará que se superaron una vez más.


Categorias
EntrevistasInternacionalNoticias

Fundador de la web. Entre mis grupos preferidos están Fall Out Boy, Brand New y La Dispute.

Esto tambien mola