Live Nation ha reconocido que, a veces, ha facilitado entradas de reventa a ciertas webs a petición de algunos artistas.

La rara admisión, después de que siempre lo hayan negado, se realizó después de que Billboard obtuviera una conversación entre el presidente de Live Nation en Estados Unidos, Bob Roux, un antiguo socio de Metallica, Tony DiCioccio, y un promotor independiente llamado Vaughn Millette.

La grabación se remonta a febrero de 2017, poco antes del lanzamiento del “WorldWired Tour” de Metallica en América del Norte, y en ella se escucha como Tony DiCioccio le pide a Bob Roux que reserve una parte de las entradas para que puedan venderse en el mercado secundario.

Al parecer, la conversación se produjo después de que unas 10.000 entradas del concierto de inicio del tour se vendiesen de reventa. Según Billboard, a la agencia de la banda le preocupaba que las entradas tuvieran un precio demasiado bajo, y lo que buscaban era compensar algunos ingresos en este mercado, tan dañino para los fans. “Después de ver el beneficio de ese concierto, Tony DiCoccio trabajo con Live Nation en una estrategia de distribución, utilizando el mercado secundario de reventa como un lugar en el que distribuir entradas de alta gama“, explican desde Live Nation en un comunicado.

Según Billboard, las partes acordaron un acuerdo en el que Metallica y Live Nation recibieron cada una el 40% de los ingresos de reventa. El 20% restante se dividió entre Tony DiCioccio y Vaughn Millette. Según los términos del acuerdo, se reservaron 4.400 entradas por evento (88.000 en total) y se colocaron en el mercado secundario. El mismo Vaughn Millette tuvo acceso a 2.640 entradas premium, así como a 1.780 asientos “con problemas” que parecían más difíciles de mover para Live Nation.

En su llamada, los ejecutivos discutieron las formas de mantener su trato en secreto, incluido el registro de una dirección de correo electrónico por separado para transferir las entradas, y hacer que pareciera que estas estaban siendo retenidas para los patrocinadores. Vaughn Millette finalmente perdió dinero en el trato, a pesar de que la gira en sí recaudó 111 millones de dólares, según Billboard . En un intento por mitigar sus pérdidas, no devolvió parte de los ingresos por ventas que obtuvo, una medida que molestó a Tony DiCioccio y Metallica. Más tarde, envió por correo electrónico una grabación de su conversación con Bob Roux y Tony DiCioccio a Live Nation, que posteriormente se filtró a Billboard.

Al año siguiente, Metallica se asoció nuevamente con Live Nation para vender entradas en el mercado secundario, esta vez sin la participación de Vaughn Millette. Unos tratos a los que la banda no tenía acceso y que actualmente es cuando ellos mismos trabajan para que no suceda.

En declaraciones a Billboard, Live Nation dijo que “no distribuye entradas en ninguna plataforma sin la aprobación explícita de un artista“. La compañía también observó que tales acuerdos son raros y que han “declinado virtualmente a cero” desde la implementación de nuevas herramientas, como “precios dinámicos y paquetes VIP, que han demostrado ser más efectivos que el mercado de reventa“.