Análisis: 'PROXY: An A.N.I.M.O. Story' de Being As An Ocean | The Backstage

Review: Being As An Ocean – PROXY: An A.N.I.M.O. Story



being as an ocean - proxy: an animo storyEn su lucha por encontrar una nueva identidad, el quinteto californiano Being As An Ocean ha vuelto a ser noticia con el lanzamiento de su nuevo álbum, el quinto, ‘PROXY: An A.N.I.M.O. Story‘.

Continuando en la misma línea melódica que ‘Waiting For Morning To Come‘ de 2017, el grupo se ha apoyado fuertemente en el rango melódico del vocalista Joel Quartuccio mientras que explota su lado más electrónico, ambiental y profundo, aunque impulsado en muchas ocasiones por pegadizos riffs estridentes. Un sonido que puede definirse a la perfección en el single ‘Play Pretend‘ y en canciones como ‘Watch Me Bleed‘.

Las doce canciones y dos introducciones de ‘PROXY: An A.N.I.M.O. Story‘ crean una sensación de unidad sonora, un storytelling musical al alcance de pocas bandas, donde nunca hay un momento que flaquee con respecto al resto. La introducción se basa en voces moduladas y ráfagas de dubstep para capturar un ambiente cinematográfico que continúa con el primer single. ‘Play Pretend‘ inicia el disco con los guitarristas Tyler Ross y Michael McGough entregando ritmos gruesos y melodías limpias para complementar el gran trabajo vocal de Quartuccio. Desafiando las expectativas, la canción se mueve desde la estructura estándar, culminando en una colección de riffs punzantes y gritos crudos.

Mientras que la mayor parte del disco se adhiere al sonido actual que se ejecuta a través del post-hardcore moderno, dinámicas basadas en grunge y la incorporación de riffs basados ​​en groove para agregar impacto, hay momentos de experimentación que elevan ‘PROXY: An A.N.I.M.O. Story‘ por encima de su predecesor. Esto se exhibe en ‘Brave‘ , fusionando el post-hardcore moderno con florituras orquestales junto con un sintetizador pulsante que empuja la voz de Joel Quartuccio.

Pero no todos los aspectos más destacados en el disco son cortesía de la experimentación como lo muestra por ejemplo ‘B.O.Y‘ , con Tyler y Michael desatando un riff principal para inyectar energía al disco. Con voces ladradas y el ritmo de Garrett Harney , la canción cierra la brecha entre los lanzamientos anteriores del grupo y su encarnación actual.

Lo mismo puede decirse de la ya mencionada ‘Watch Me Bleed‘ , una de mis preferidas del disco. Cuatro minutos que infunden voces rápidas, zumbidos y sintetizadores de distorsión para crear ya el clímax definitivo y el sonido de los nuevos Being As An Ocean. Saltando a través de solos de guitarra y riffs estremecedores, la canción avanza hacia su conclusión a un ritmo frenético. Pegadiza, melódica, agresiva, hecha para el directo.

Y a pesar de que hay algunos momentos sobresalientes, ‘PROXY: An A.N.I.M.O. Story‘ tiene una producción un tanto extraña, en ocasiones estéril que suaviza demasiado lo que nos ofrece. Un trabajo que confirma la nueva propuesta de la banda, fortaleciendo su sonido.


Categorias
AnalisisInternacionalNoticias

Fundador de la web. Entre mis grupos preferidos están Fall Out Boy, Brand New y La Dispute.
No Comment

Leave a Reply

*

*

Esto tambien mola