Analizamos Shapeshifter de Knuckle Puck | The Backstage

Review: Knuckle Puck – Shapeshifter



knuckle puck shapeshifterTal vez sea un poco pretencioso decir que “Shapeshifter” es uno de los mejores trabajos de 2017, pero es así. En los mejores años del pop punk hay muchas bandas que destacan. Ninguna con un sonido tan personal como Knuckle Puck.

Shapeshifter” presenta diez canciones directas en un trabajo que no deja tiempo para la relajación. Desde el single “Gone“, Knuckle Puck dejaron claro que no iban a reinventarse en exceso, y que lo siguiente en su carrera marcaría una fuerte pertenencia al género que ya exploraron en “Copacetic“.

Una apuesta por lo ya explorado que puede salirte bien o mal. En el caso de Knuckle Puck ha salido de forma extraordinaria. 31 minutos de sonidos potentes y sólidos, con canciones que se vuelven más sutiles e introspectivas, con la necesidad imperiosa de moverse entre la melancolía y la tristeza pero al mismo tiempo, como enfatiza su titulo, preservando la identidad e importancia de cada momento.

Nervous Passenger” es una buena introducción para lo que viene. Es breve, concisa y desgarradora. Fieles a si mismos, la primera carta de presentación seria es “Twist“, una canción rápida y emotiva, capaz de transmitir emociones fuertes. Como los singles “Double Helix” y “Gone“, ante las que es imposible no caer rendido a cantar. Torbellinos de energía como anticipo a la gran sorpresa de “Shapeshifter“.

Everyone Lies To Me” es una canción en la que Knuckle Puck escapan del pop punk de sus inicios y exploran desde esa comodidad un tono más hardcore. Lo opuesto no se hace esperar y “Stuck In Our Ways” podría convertirse en uno de los himnos de la banda (como casi todo este disco). Riffs borrosos, un puente lento y un coro que se te queda grabado desde primera escucha.

Want Me Around” no se queda lejos. Es de las que podemos suscribir palabra por palabra aquello de “pegadizo”, porque lo es. Empieza calmada y luego explora en un coro que es tan inolvidable como su antecesora. Para el final tenemos dos muy similares como “Conduit” y “Wait“, un combo de canciones sucias y emotivas, dejando a “Plastic Brains” el honor de ser el outro perfecto.

Knuckle Puck nunca pierden la oportunidad, y en un género en el que todas las bandas tienden a ser cada vez más suaves, se agradece una propuesta diferente, personal y arriesgada. Ya no hay duda, “Shapeshifter” es uno de los trabajos de 2017. Knuckle Puck lo han vuelto a hacer.


Categorias
AnalisisInternacionalNoticias

Fundador de la web. Entre mis grupos preferidos están Fall Out Boy, Brand New y La Dispute.

Esto tambien mola