Analizamos 'The Peace And The Panic' de Neck Deep | The Backstage

Review: Neck Deep – The Peace And The Panic



neck deep - the peace and the panicNo supone una gran sorpresa, pero los reyes del pop punk de la generación más joven mantienen su corona.

Tres años después de su debut, “Wishful Thinking“, las jovenes estrellas británicas del pop punk, Neck Deep vuelven con su tercer disco, “The Peace And The Panic“. Un trabajo tan esperado como su anterior (“Life’s Not Out To Get You“, 2015).

Cuatro son los singles que publicaron previo a su lanzamiento, dándonos una muestra bastante concluyente de lo que podíamos esperar en su totalidad. Empezando por un sonido más pulido y personal de lo que sus dos primeros trabajos pudieran pecar. Especialmente cuando hablamos de la voz de Ben Barlow, quién a pesar de que sus habilidades han evolucionado, ha perdido finalmente esa voz nasal que ha estado tan presente en su carrera.

No hay más que escuchar “In Bloom“, en la que nos muestra su mejor lado, ofreciendo una actuación sólida, siendo ahora más que nunca, muy consciente de sus habilidades, utilizándolas de la mejor manera posible.

Hablando de voces, en un disco que una vez más trae sensación de verano, alegre, fresco, e incluso crítico, destaca la agresiva presencia de Sam Carter (Architects) en “Don’t Wait“, la más dura y potente del disco, no sólo por el uso de voces gritadas, sino porque todo el ambiente tiene una sensación de rock alternativo más que de pop punk. Una presentación buena y sorprendente, en medio del que podría ser el disco más suave de Neck Deep.

Y es que pese a poder ser el disco más suave, hay detalles que llaman a la experimentación y la búsqueda de una identidad más definida (es decir, el ‘esto nos gusta y esto no nos gusta’). Por un lado el ambiente alt rock que You Me At Six ya probaron cuando colaboraron con Oli Sykes y Winston McCall, y por otro hay toques muy Simple Plan (“Critical Mistake“) de coros y melodías limpias de guitarra. E incluso un ambiente a lo Bayside nostálgico si hablamos de “19 Seventy Sumthin’” en la que Ben recuerda un poco a Anthony Ranieri.

Como en todo disco de pop punk, algo que no falta es la accesibilidad. Todas las canciones tienen esa cercanía que las permite crecer con el paso de las escuchas. Y es que si te gusta Neck Deep, este trabajo te hará cantar desde el primer segundo. Prueba de ello está en el riff simple pero pegadizo de “The Great Delusion“, tercer corte del disco, y por supuesto su gran coro.

Sin traer muchas sorpresas, Neck Deep vuelven con un esfuerzo sólido que demuestra que todavía tienen mucho que ofrecer y que son una de las formaciones más talentosas del pop punk de los últimos años. Con permiso de Real Friends, State Champs y otros muchos, claro.


Categorias
AnalisisInternacionalNoticias
Juan

Fundador de la web. Entre mis grupos preferidos están Fall Out Boy, Brand New y La Dispute.

Esto tambien mola