Analizamos Pray For The Wicked de Panic! At The Disco | The Backstage

Review: Panic! At The Disco – Pray For The Wicked



panic at the disco pray for the wicked coverSiempre ha supuesto una gran pregunta para Brendon Urie escapar por completo de la sombra de “A Fever You Can’t Sweat Out“. Pocos trabajos han supuesto tanto en una escena como aquel debut, pero parece que en los últimos años, Panic! han comenzado a crear una nueva ola.

Too Weird To Live, Too Rare To Die” vio como Brendon volvía por la puerta grande agregando un tono de neón a aquellos que aún vivían las fantasías de “A Fever“. “Death Of A Bachelor” abrazó una nueva historia y se dirigió sin miedo alguno a un nuevo y prometedor futuro lleno de canciones pegadizas a las que es difícil resistirse con la mente abierta. Finalmente, “Pray For The Wicked” es el presente de Panic! At The Disco, la versión más bailable y rotunda de su carrera.

To the old, and to the new. We dedicate this song to you” empieza el hit hiperpositivo de “(Fuck A) Silver Lining“. Sin complejos, bullicioso e implacablemente enérgico. La introducción perfecta a un álbum que se niega a desacelerar.

Su tiempo en Broadway ha galvanizado el interprete que tiene dentro. En directo, Brendon siempre ha sido el centro de atención, pero ahora las canciones tienen la misma espectacularidad. Los tonos altos de “Roaring 20s” y su inesperado final lleno de coros y ralentí emocional juega bien con “Dancing’s Not A Crime“, el lado más pomposo del álbum. En otra forma, “Hey Look Ma, I Made It” está lleno de orgullo, oscuro pero luminoso.

En lugar de intentar superar su historia, Panic! At The Disco la ha utilizado para darle más peso a este regalo. “High Hopes” es la más representativa, fuerte, directa y esperanzadora. Escapar de la sombra de “A Fever You Can’t Sweat Out” nunca se ha sentido tan bien como hasta ahora.

One Of The Drunks” y “Old Fashioned” mantienen los ánimos en alto, volviendo al comienzo de está historia de fiesta interminable. Son el tipo de exceso que hemos llegado a esperar por parte de Brendon. Todo lo que ya conocíamos de él se marca a través de “Pray For The Wicked“. Se compromete con cada idea durante tres minutos y un poco antes de continuar, cada canción se realiza completamente, se colorea y se celebra.

Y sin embargo, todavía hay lugar para la sorpresa. Después de todo, esto es Panic! At The Disco. Es cómo se mantienen las cosas vivas. En “The Overpass” tenemos funk, una dispersión de miradas rápidas, movimientos y latidos todavía más extravagantes que me recuerdan a los primeros años de Head Automatica.

El cierre de “Dying In LA” es sencillamente glorioso. Sus alrededor de cuatro minutos de duración adelantan rápidamente a Brendon a un futuro desconocido. Rodeados de sueños que se hicieron realidad, estrellas que son iguales y la prueba convincente de que nadie puede poner limites a lo que haces, ni tan si quiera tú mismo.

Pray For The Wicked” es un trabajo sobre creer, parpadeando entre los límites del optimismo por el presente y lo desconocido. Trata de hacer realidad los sueños más grandes que tengas, para después vivir en ellos. Hay emoción en la victoria, y resilencia a lo que vendrá después.


Categorias
AnalisisInternacionalNoticias

Fundador de la web. Entre mis grupos preferidos están Fall Out Boy, Brand New y La Dispute.
No Comment

Leave a Reply

*

*

Esto tambien mola