Analizamos Palms de Thrice | The Backstage

Review: Thrice – Palms



thrice palmsEl rock es algo que lleva existiendo desde hace más de sesenta años, evolucionando tanto en esta última década que hay ocasiones en las que es complicado de seguir con tantos subgéneros. Una de esas evoluciones la han traído los sonidos electrónicos, un elemento que ha hecho que sea mucho más fácil explorar nuevas técnicas.

Thrice dieron su salto definitivo a principios de siglo cuando la escena estaba en su mejor momento. Muchas de aquellas bandas todavía existen, pero suenan igual que siempre. Algo que no le ha pasado a Thrice, que con más de veinte años de carrera, y diez álbumes después, siguen sonando diferente en cada disco.

El atmosférico “Only Us” (no te culpo si te recuerda a Stranger Things, porque a mi también) empieza con unos sintetizadores que allanan el terrero antes de que batería y guitarra vayan construyéndose hasta el punto de romperse y explotar en los segundos finales. Novedosa pero familiar al mismo tiempo. “The Gray” como primer single representa bien el álbum. Empapado de la agresividad punk de “Vheissu” combinado con algunos de los elementos más math de su pasado post-hardcore. A destacar el bajo de Eddie.

The Dark” es otra de las destacadas de “Palms“. Con su introducción entrecortada es más lenta, pero mucho más profunda que las anteriores, gana peso cuando la suave voz de Dustin hace aparición en el estribillo. Es al mismo tiempo el perfecto ejemplo de estado de ánimo. Cada instrumento introducido en ella aporta una capa nueva. Desde el momento que abre con los lentos acordes acústicos, te sumerge en estructuras poco convencionales.

Just Breath” acelera el ritmo desafiando cualquier expectativa que te puedas haber formado una vez llegado a este punto. Es una canción en la que Thrice reintroducen elementos no vistos en su carrera desde su pasado post-hardcore al tiempo que tejen una canción relajante, que se tambalea entre la belleza y fragilidad. “Everything Belongs” tiene el piano como elemento principal, dando como resultado una canción de armonías muy amplias.

Hasta ahora, cada canción tiene un tono y un color diferente, como si Thrice quisieran dar un repaso a su carrera. Cada una implora a que encontremos una imagen completamente diferente. “My Soul” está diseñada con melodías lentas de blues que viven en una balada más clásica de “Beggars”. Es suave y tranquila, si, pero te atrapa.

No te preocupes si quieres más energía, “A Branch In The River” arranca con un riff rápido que trae las raíces más rudas de la banda, recordando a las de “The Illusion of Safety“. Al tiempo que “Hold Up A Light” presenta la clásica estructura de Thrice que rompe en guitarras distorsionadas y la ronca voz de Dustin Kensrue. Es complicado elegir la mejor canción de “Palms“, pero esta es definitivamente una seria candidata.

Para el final “Blood On Blood” es un interesante experimento antes de “Beyond The Pines“. Cinco minutos en los que debajo de toda experimentación rockera hay un lirismo tan maduro como profundo.

Más de veinte años, que se dice pronto, y Thrice siguen empujando sus limites. Una discografía muy diferente entre si, en la que ningún trabajo se ha abordado de la misma forma, consiguiendo siempre resultados satisfactorios. “Palms” no es la excepción sino otra regla más, otro caleídoscopio emocional.


Categorias
AnalisisInternacionalNoticias

Fundador de la web. Entre mis grupos preferidos están Fall Out Boy, Brand New y La Dispute.
No Comment

Leave a Reply

*

*

Esto tambien mola