Thrice - To Be Everywhere Is To Be Nowhere | The Backstage

Thrice – To Be Everywhere Is To Be Nowhere



Thrice - To Be Everywhere Is To Be NowhereTo Be Everywhere Is To Be Nowhere” es diferente a lo que Thrice venían haciendo antes de su parón, pero todavía sigue siendo Thrice, todavía siguen siendo diferentes al resto, todavía siguen transmitiendo emociones capaces de ponerte los pelos de punta. Siguen siendo los putos Thrice, un jodido grupazo.

To Be Everywhere Is To Be Nowhere” es en resumen un disco más rockero que “Beggars” y “Major/Minor“, más oscuro y melancólico, y aunque lejos de lo que pudiera parecer escuchando los singles por separado, la narrativa del mismo nos dice que es probablemente uno de los mejores de su carrera. Inesperadamente potente, un disco que remonta lo que dejaron allá por 2012.

El tema de apertura, “Hurricane“, comienza con unos sombríos acordes acústicos antes de romper de forma inesperada lo que en principio parecía un arranque pausado. La voz de Dustin Kensrue entra al poco, más brusca que nunca. Thrice regresan del hiato con un sonido más degradado y más elegante. Una apertura de disco a medio tiempo, que incluye todo lo que podemos esperar de Thrice (incluso una reminiscencia de “Firebreather”, 2007)

Quizá estáis pensando que tengo un poco de hype, pero qué cojones, como tenerlo si el segundo corte es “Blood On The Sand“, single con el que demostraron que aún pueden seguir sonando pesados y rápidos. Y si “The Window” tiene un encantador toque “Vheissu“, “Black Honey” es el punto más destacado. Una canción que perfectamente podría haber encajado en “Major/Minor“, impecable.

To Be Everywhere Is To Be Nowhere” también guarda sorpresas, como las del cierre, “Salt And Shadow“, un tema muy ambiental, propio de “The Alchemy Index“, en especial al “Water” EP, o “Whistleblower“, una de las canciones más heavies del disco, más próximo a los EPs “Air” y “Fire“.

Así que si, la producción es excelente, la voz de Dustin está mejor que nunca, y la composición de las canciones está enfocada desde una perspectiva enérgica y dura, pero me hubiera gustado escuchar un mayor desarrollo de “Seneca“, por poner alguna pega (entre lo que es imposible).

Al final se trata de un excelente punto de partida para la segunda parte de la carrera de Thrice. “To Be Everywhere Is To Be Nowhere” recoge lo emocionante de experimentar con el pasado y el futuro después de un descanso muy productivo. Si traducimos el disco, estar en todas partes es estar en ninguna parte, pero qué mejor que estar aquí con Thrice.

Lista de canciones: 01. Hurricane, 02. Blood on the Sand, 03. The Window, 04. Wake Up, 05. The Long Defeat, 06. Seneca, 07. Black Honey, 08. Stay with Me, 09. Death from Above, 10. Whistleblower, 11. Salt and Shadow.


Categorias
AnalisisNacionalNoticias

Fundador de la web. Entre mis grupos preferidos están La Dispute, Tides Of Man, Brand New y Fall Out Boy.
No Comment

Leave a Reply

*

*

Esto tambien mola