Análisis: Boston Manor - GLUE | The Backstage

Boston Manor – GLUE



Portada de GLUE de Boston ManorComo si hubiesen predicho el mundo que estaba por llegar, ‘GLUE‘, el tercer larga duración de Boston Manor, está lleno de ira, miedo, y desesperación. Desde el camino en el que colectivamente nos dirigimos hacia la perdición, hasta un mundo que no deja de bombardearnos continuamente con malas noticias, y al que sin embargo, intentamos responder.

Boston Manor se formaron en 2013 como parte de una nueva escena pop-punk de Reino Unido, adhiriéndose al probado sonido del género que había sido revitalizado por bandas como The Story So Far. Su debut en 2016 ‘Be Nothing‘ los consolidó como una de las nuevas bandas referencia dentro de esa escena, pero fue su segundo disco ‘Welcome to the Neighborhood‘ lo que marcó un punto de inflexión para la banda. Mucho más experimental que antes, llevándoles mezclar elementos de R&B, hip-hop, post-hardcore e industrial para crear un álbum ecléctico unido por su atmósfera cambiante. A menudo brutal y ocasionalmente suave, ‘GLUE‘ continúa esa evolución.

El comienzo del álbum es ‘Everything Is Ordinary‘, una explosión estridente de pura energía punk que sirve como declaración de la misión del álbum. Es una pista enérgica y llena de rabia que combina sintetizadores a todo volumen con guitarras distorsionadas y rápidas, y una batería borrosa, electrónica, para crear un sonido diferente a todo lo que Boston Manor ha producido anteriormente, informando que el famoso “libro de reglas” al que muchas bandas se refieren no existe esta vez. El alcance del rango del vocalista Henry Cox se muestra durante el coro de la canción, que combina voces autoajustadas con gritos penetrantes y tonos bajos. Es una canción abrasiva en la que Henry Cox canta sobre como desmantelar nuestra desensibilización y nuestra complacencia en lo que respecta a la tragedia. Una crítica mordaz que encarna perfectamente el espíritu del disco.

La agresión escuchada en la canción de apertura se filtra en el resto del álbum. Existe la energía de confrontación de ‘You, Me & The Class War‘, una canción punk vitriólica que compara la creciente división entre la generación joven y la mayor de Gran Bretaña con una relación abusiva. ‘Only1‘ se mueve de un lado a otro entre melódicas secciones estriadas y partes atronadoramente pesadas reforzadas por la sección rítmica que comprenden Jordan Pugh a la batería y el bajista Dan Cuniff. Alternar entre sonidos altos y bajos no es nada nuevo para el mundo del rock, pero Boston Manor lo hacen verdaderamente bien. Y es que a pesar de su juventud, un tercer álbum como ‘GLUE‘ muestra el nivel de madurez que han alcanzado.

Una de las formas en que Henry aborda los problemas sociales es a través del lirismo narrativo que coloca a quien le escucha directamente en las perspectivas de los involucrados. El siniestro ‘On A High Ledge‘ separa inquebrantablemente la masculinidad tóxica y las consecuencias que pueden ocurrir cuando se les enseña a los niños que ser hombre significa mantener las emociones fuertemente reprimidas. El misterioso instrumental de la canción comienza de manera minimalista con solo un sintetizador y charles tartamudos, agregando gradualmente capas antes de culminar en un ruidoso crescendo.

GLUE‘ llega a su desenlace con la canción ‘Monolith‘. La frustración acumulada que se ha acumulado a lo largo del álbum llega a su conclusión natural con un cántico apasionado hardcore punk de “Hey you, fuck you too”. La canción ha sido descrita por la banda una declaración para las personas que hacen del mundo un lugar peor. Al canalizar su frustración en su oficio, Boston Manor no solo han hecho su mejor álbum hasta la fecha, sino que ha prestado su voz en un momento muy necesario.


Categorias
AnalisisInternacionalNoticias

Fundador de la web. Entre mis grupos preferidos están La Dispute, Tides Of Man, Brand New y Fall Out Boy.
No Comment

Leave a Reply

*

*

Esto tambien mola