Fall Out Boy

Fall Out Boy comentando su incierto futuro después de publicar ‘From Under The Cork Tree’ en 2005

Con ‘From Under The Cork Tree‘ cumpliendo 15 años, AltPress ha recuperado una entrevista en 2005 con Fall Out Boy en la que la banda comenta todas las adversidades que pasaron desde que aquel álbum se publicó y cómo vivieron poco después que se convirtiese en uno de los trabajos más aclamados del pop punk.

Hacemos la traducción aquí:

La historia de Fall Out Boy empieza como la de cualquier banda local, con un grupo de amigos que, descontentos con el camino que “se supone” que deben tomar, deciden crear su propio camino y, en el proceso, terminan contando con casi medio millón de personas. “Creo que muchos niños se han considerado embajadores personales de Fall Out Boy“, explica Pete Wentz. “La razón por la que From Under The Cork Tree fue el número 9 cuando salió fue por todos estos niños, no por la radio y MTV. Nada de eso había sucedido todavía. Pero sucedió, a lo grande“.

La música de la banda logró hablar para toda una generación que necesitaba una voz. “Creo que definitivamente tenía que ver con la alienación suburbana en la mayoría de los niños blancos de, ya sabes, este lugar realmente seguro“, explica Andy Hurley, un “niño problemático” como se describe a sí mismo y que pasó la mayor parte de su adolescencia descubriendo el hardcore y tocando la batería. “La gente no entiende que todos experimentan la vida o se sienten alienados en los confines de nuestros suburbios blancos. No hay comunidad allí“.

Los suburbios están tan cerca del peligro y la vitalidad de la ciudad, así que puedes verlo pasar, pero realmente no puedes experimentarlo”, explica Patrick Stump, quien creció como aspirante a cantante folk, y con música, mucha música en casa. “Es una de esas cosas, culturalmente, donde lo único contra lo que puedes es cuán limitado es el suburbio y cuán limitado es vivir allí“.

Para Joe Trohman, anteriormente conocido por sus amigos como “el fan del número uno” (especialmente cuando la banda era Kill The Slavemaster, el grupo pre-FOB de Andy Hurley), la puerta a la escena llegó a través de Pete Wentz, un portavoz de la comunidad hardcore de Chicago. Pete había estado tocando por la ciudad durante años en bandas hardcore como BirthrightExtinction y Racetraitor, la última de las cuales también incluía a Andy Hurley e incluso una vez apareció en la versión de Maximum RockNRoll, a años luz de la audiencia que consiguió Fall Out Boy.

Me gustaba mucho la música hardcore en ese momento“, comenta Pete. “A nadie le gustaba, así que era como el nuevo punk rock. Muchas bandas simplemente apestaron, pero estabas interesado en ellas“. Una banda que no apestaba, al menos, era Arma Angelus, cuya formación terminaría finalmente evolucionando en Fall Out Boy (Tim McIlrath de Rise Against era miembro de aquella banda). “Fue una cosa muy diferente“, recuerda Pete. “En ese momento, nunca hubo pensamientos conscientes sobre estar de gira y hacer entrevistas. Fue como, ‘Estas son las políticas que hemos elegido adoptar, y solo trataremos de sacarlas a la luz’“.

Arma Angelus creó seguidores en el medio oeste y en la costa este. En 2001, publicaron un álbum en Eulogy Recordings, ‘Where Sleeplessness Is Rest From Nightmares‘. Sin embargo, a medida que pasaron los años, la escena pacífica de Chicago se inundó de racismo, sexismo y de pandilleros que emigraron de los suburbios para agredir a quienes iban a conciertos. Infeliz y casi completamente harto de la música, Pete se sintió obligado a cambiar de marcha y empezó a poner más energía en una banda más melódica que había formado.

Mucha gente dijo: ‘Ese tipo empezó Fall Out Boy para ganar mucho dinero’“, comenta. “En ese momento, fue mucho más interesante y emocionante para mí. Fall Out Boy fueron realmente malos. Ninguna de esas bandas ganó dinero, pero Arma Angelus perdió menos dinero, así que eso nunca fue un pensamiento“.

Arma Angelus estaba en ruinas, pero no importaba; una formación de los mejores músicos locales, Joe Trohman, Andy Hurley y Patrick Stump, ya había encajado para Pete. Aunque no era tan activo en la escena hardcore como los otros miembros, Patrick aportó una perspectiva externa y algo objetiva, así como una apreciación por la música pop, y sin darse cuenta proporcionó los ingredientes para ayudar a hacer famoso a Fall Out Boy.

Patrick no habla de las bandas en las que estuvo“, explica Pete, “pero la única razón por la que estamos aquí haciendo una entrevista con Alternative Press es porque pasó un millón de horas solo en casa con una guitarra o lo que sea joder, lo hizo para convertirlo en este extraño maestro de la escritura de música de éxito“.

Parte de ese éxito se resume en un Warped Tour en el que la multitud, después de varias horas gritaba el nombre de la banda sin parar. Los cuatro se suben al escenario, se empujan unos a otros (una tradición antes de cada concierto) y luego se conectan para el primer acorde de ‘Our Lawyer Made Us Change The Name Of This Song So Wen’t Get Sued‘. Joe y Pete corren de un lado a otro, dando un par de patadas giratorias, mientras Andy golpea la batería y Patrick vibra y se sacude detrás del micrófono.

No estamos allí para tocar perfecto“, explica Patrick recordando aquel momento. “No soy un buen cantante, soy un buen cantante para un tipo que esquiva los putos bajos. Es una de esas cosas que, dado el caos que tenemos, somos impresionantes. Pero si cierras los ojos y nos escuchas , apestamos. Existe esta extraña tensión entre lo loco y lo impredecible que es. Nunca se sabe lo que va a pasar con nosotros. Nunca sé qué pasará con nosotros. Esa es otra razón por la que es entretenido: siempre será un caos“.

A la multitud no podría importarle menos si hay algunas notas equivocadas. Mirando desde el escenario, asumirías que el suelo ha sido reemplazado por un trampolín gigante. Los fans se suman a surfear sobre las cabezas del resto durante ‘Grand Theft Autumn / Where Is Your Boy‘, y surgen circle pits en ‘Dance, Dance‘. Al final del set, es un empate entre quién está más agotado: los fans o la banda. Afortunadamente para ambos, nadie a ambos lados del escenario resultó herido esta vez.

Todos los días que toco, nuestro manager de gira nos grita“, comentaba Pete. “Dice que he hecho algo por lo que está cabreado. Hemos estado haciendo esto desde que éramos la banda más pequeña de la que has oído hablar. Lo estábamos haciendo cuando había dos niños mirándonos. Así es como somos“. Cuando Fall Out Boy tuvo dos niños mirándolos, publicaron ‘Evening Out With Your Girlfriend‘, y cuando tuvieron un par más, ‘Take This To Your Grave‘. La banda no habla mucho de Girlfriend, en parte porque es un poco vergonzoso y en parte por una brecha entre ellos y su entonces sello, Uprising Records.

Todos vienen de algún lado. Nadie nació siendo genial“, comenta Pete, ofreciendo una analogía. “Para mí, es como si trabajaras en una oficina. Vas a la fiesta de Navidad y alguien te hace fotos haciendo cosas algo comprometedoras. Cada Navidad a partir de entonces, te las envían a ti y a toda la oficina como tarjeta de Navidad. No tienes control sobre eso“.

Al principio, la banda se mostró abierta sobre el disco e hizo su parte para promocionarlo“, responde el propietario de Uprising, Sean Muttaqi, quien publicó Girlfriend en 2003 y luego nuevamente en 2005. “Pero una vez que el impulso comenzó a ser cada vez más grande para el grupo creo que los chicos no querían desviar la energía de su prioridad número 1, que era su nuevo lanzamiento para un nuevo sello. Take This To Your Grave estaba ganando más y más impulso, por lo que es fácil verlos sin querer mirar hacia atrás. Dicho esto, desde que salió el remix, hemos estado hablando con su sello sobre posiblemente trabajar juntos un poco más en lo que respecta a Girlfriend“.

Para la mayoría de los fans de Fall Out Boy, el debut de la banda se considera Grave. Al crear una combinación de desgloses melódicos y letras desgarradoras, no solo lograron meter un pie en la puerta sino que se introdujeron de lleno en la escena. Como dice Patrick, simplemente decidió memorizar el libro de reglas de composición y luego agregar su propio capítulo. “Creo que es arrogante que cualquier banda piense que puede llamar la atención de cualquiera por más de tres minutos y 40 segundos“, insiste.

Entonces, sea lo que sea que tenga que decir musicalmente, tengo que terminar ese pensamiento en esa cantidad de tiempo. La otra cosa es que si no repites el meollo de la historia, nadie lo entenderá. Shakespeare tuvo que reafirmar el punto de las bases varias veces de diferentes maneras para que todos lo entendieran. Si alguien alguna vez pregunta, repite tu coro al menos dos veces o vete a casa. Y tu voz comienza mejor en 30 segundos. Y para que la progresión de acordes tenga continuidad, debes tener algún tipo de terreno común. No puedes comenzar con la ornamentación e intentar reconstruir a partir de eso. Eso es como el maquillaje antes de tener la cara. Carece de sentido. No tiene forma. Tienes que sentar las bases“.

Esa base musical prestó el apoyo necesario para sostener las letras trágicamente modernas pero profundamente personales de Pete. “Todas las bandas que me han gustado como The Get Up Kids y Saves The Day tenían un punto autobiografico, aunque luego me dí cuenta en una entrevista con Chris Conley que solo dos de las canciones que había escrito eran en realidad autobiográficas. Y yo pensaba que tal vez decía eso para que no le preguntasen al respecto“.

Para mí“, continúa, “esa es una de las cosas más importantes: es terriblemente honesto. Me encanta cómo se siente. Me encanta escuchar esas canciones, y me encanta escribir esas canciones. Es todo sobre mí“.

¿Pero cuánto es demasiado? Para Pete, que tiene dificultades para contarle a sus amigos y familiares más cercanos lo que está pasando en su vida, pero no tiene problemas para abrirse a cientos de miles de extraños, llevar su alma en una canción simplemente alimenta las mentes inquisitivas que quieren saberlo todo. Pero el fenómeno de la celebridad tiene un efecto dominó. Quienes inspiraron a Pete a escribir algunas de sus palabras más dolorosas de resentimiento y venganza ahora usan esas canciones como distintivos de honor.

Yo solamente cito las palabras que muchas personas tienen en sus corazones. Antes a nadie le importaba y ahora de repente, la gente está paseando por la basura de mis padres“, comenta Pete asombrado.  “Cuando me miro en el espejo, veo la misma persona que cuando tenía 14 años. Tengo los mismos defectos y las mismas fortalezas. La vida se vuelve borrosa porque hice unas canciones sobre algunas personas y hay gente muy interesada en ellas“.

Avanzamos rápido a Calgary, Alberta, Canadá. A las 4:30 de la tarde, el sol brilla, y casi todos los que asistieron al Warped Tour de 2005 en el Race City Speedway están cubiertos con una fina capa de polvo levantado del hipódromo que rodea los terrenos del festival. Las camisetas blancas ya no son blancas. Los fans están invadiendo los espacios de sombra, echándose agua y descansando como pueden.

Parecen agotados, pero luego, como si fuera una señal, casi 3.000 personas dejan caer el agua, cierran sus teléfonos y van en masa asaltando el Brian Stage del Warped Tour para un concierto a media tarde de Fall Out Boy. Sin embargo, para la decepción de algunos, y la indiferencia de otros, solo tres cuartas partes de la banda salen al escenario. Unos días antes, Joe Trohman recibió una llamada telefónica diciendo que uno de sus amigos cercanos había muerto por una sobredosis. Voló a casa para la estela, dejando un agujero en la formación de la banda, que fue rápidamente llenado por Ray Toro de My Chemical Romance .

Definitivamente es realmente extraño porque hay una energía sobre el escenario que te atraviesa“, confesaba Ray después del concierto, sin mencionar la sección de vítores de sus compañeros de banda al lado del escenario, todos enmascarados con sudaderas negras, gafas de sol de gran tamaño y enormes sonrisas. “Estás constantemente como, ‘Espero recordar lo que viene, y espero estar haciendo un buen trabajo. Cuando hicimos ‘Sugar, We Goin Down’, dije: ‘¡Joder, sí!’. Me inspiré para hacer algunas patadas giratorias, pero tenía miedo de joderlo“.

Si bien podría sentarme aquí y decir que es por eso por lo que este disco resultó salir en la forma en la que lo hizo, no quiero mirar atrás y ser recordado como el tipo de persona que estaba atrapada en una rutina“, comentaba Pete . “No quiero ser recordado como el tipo de persona que aprovechó todo el recorrido de las giras para sentirse deprimido. Quiero llegar al punto donde está bien ser feliz. Al mismo tiempo, está bien tener un mal día, sentirse triste o llorar. Pero está bien ser feliz. Nadie te mirará y dirá: ‘Tus palabras no son reales, y pienso menos en ti’. Fue algo realmente difícil de superar“.

Sentado en la parte trasera del autobús, Pete respira hondo y exhala lentamente. “Ya empezamos a componer el próximo disco, y obviamente será diferente. Me encanta la verborrea. Es una obsesión. En todo caso, las letras y Fall Out Boy son mi Rushmore“.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Related Posts
Lo de las cookies

Solo queremos las cookies para ver qué contenidos interesan más en Google Analytics. Nada de almacenar datos personales, no nos va esa movida.
Total
0
Share