electric century

Mikey Way de Electric Century: “Tengo una debilidad por la década de 1980”

Desde tratos con los vampiros hasta Fabulous Killjoys, e incluso el Britpop de Bowie de Gerard en ‘Hesitant Alien‘, los hermanos Way nunca se han comprometido a un tema y sonido en particular cuando se trata de contar historias en sus canciones. Y, para el regreso de Electric Century de Mikey Way, la historia es la más ambiciosa hasta el momento.

Consta de un álbum escrito con David Debiak de Sleep Station, producido por su compañero de MCR, Ray Toro, y una novela gráfica completa que lo acompaña diseñada con la ayuda de Toby Cypress, su segundo álbum homónimo es una invitación a adentrarse en el mundo de Electric Century.

Pocos álbumes incluyen una sinopsis, pero este lo explica así: “Johnny Ashford, ex estrella de la comedia, conduce borracho a través de una tienda y es arrestado. Su novia aspirante a actriz lo rescata y él comienza a ver a un hipnoterapeuta. El Dr. Evers envía a Johnny a su “lugar feliz”: Atlantic City de la década de 1980, donde revive su infancia en el paseo marítimo, sin apenas darse cuenta de los espectros sombríos que lo rodean“.

Sónicamente, ‘Electric Century‘ continúa la historia de amor de la banda por el New Wave y el Britpop de los 80/90 pero, a medida que Mikey amplía la historia, es evidente que el romanticismo no está completamente teñido de un color alegre. Con la historia girando en torno a una desaparición que Mikey vio una y otra vez crecer en la década de 1980, donde los niños actores caerían en desgracia; muchos recurriendo a las drogas y una muerte prematura. “Siempre me sentí triste por ellos (los niños actores) porque son muy importantes para ti, y luego son casi desechables en algún momento“, comienza Mikey.

Este personaje ficticio fue tu mejor amigo mientras crecías, y luego, cuando llegan a cierta edad, la industria puede dejarte a un lado. Eso siempre me entristecía y siempre me fascinaba un poco ese tema“.

Su sentimentalismo por esa época en que estaba creciendo, admite, se ve diferente en retrospectiva.

Siempre romantizamos sobre períodos de tiempo en nuestra vida, y pensamos, ‘oh, eso fue realmente genial’. Tal vez fue realmente genial porque ya no lo tenemos. Tal vez, ahora mismo es realmente genial; eso es lo amable del concepto que quería describir. Hago lo mismo; romantizo sobre los años 80 y 90, y creo que fue genial, pero el mundo estaba un poco a oscuras sobre muchas cosas, y algunas de las cosas que hicimos fueron irresponsables y nos llevaron a algunos de los problemas que tiene el mundo ahora. Pero tengo una debilidad por la década de 1980. Fue cuando tengo algunos de mis mejores recuerdos, y es probablemente donde alcancé algunos hitos importantes en la vida.

Esa pasión por los viajes también trae muchas de las influencias en las que se basan tanto la novela gráfica como la música. Hay un vértigo geek que lleva a Mikey cuando habla de su amor por el horror, las películas oscuras de Henson como Labyrinth y The Dark Crystal, Universal Monsters, Dune y Twin Peaks, con elementos de todos ellos en la novela gráfica.

Pero, la mayor influencia en la historia detrás de ‘Electric Century‘ es el turbulento pasado de Mikey. Las ideas formativas para el proyecto comienzan en 2014 tras el final de My Chemical Romance, su rehabilitación por adicción a las drogas y posterior tratamiento de hipnoterapia.

Al igual que las arenas movedizas, la idea de la hipnoterapia era algo que la televisión te hacía creer que no verías hasta ser adulto, especialmente en los dibujos animados de esa época. Para Mikey, el viaje al hipnoterapeuta inspiró su historia sobre ir a otro lugar cuando estaba hipnotizado y también cambió su propia perspectiva sobre cómo podía volver a una época “antes de las drogas y el alcohol, antes de la presión, antes del mundo real y seguir siendo creativo“.

Él es sincero acerca de no querer hacer una gira con Electric Century; en cambio, inspirado por su amor por Damon Albarn, esperaba que esta banda pudiera ser ficticia como Gorillaz.

Eso era lo último que quería hacer“, admite, hablando de la idea de salir de gira después de salir de rehabilitación. “Todavía quería hacer cosas increíbles, construir un mundo y ser creativo, pero en ese momento, no quería hacer giras; no quería hacer entrevistas. No quería hacer todo eso. Entonces, Electric Century fue la salida perfecta para mí. Había muy poca presión; no estábamos en un sello discográfico. Era como un pasatiempo para divertirme. Siempre quise hacer canciones de rock británico, canciones de pop británico… quería hacer grandes canciones y usar lo que había aprendido en mi carrera profesional para hacerlo. Usé algunos de los trucos que aprendí en mi otra banda y escribí ese tipo de canciones.”

En última instancia, a través de ‘Electric Century‘ (particularmente en la novela gráfica), puedes ver a Mikey Way en la historia; no necesariamente como un espejo que se le muestra a sí mismo, sino más bien como un caleidoscopio que proyecta formas de su pasado.

En cuanto al aspecto musical del proyecto, Mikey destaca que la novela gráfica y el álbum pueden vivir el uno sin el otro. Sin embargo, las condiciones ideales para absorber ‘Electric Century‘ serían si “pulsas play cuando lo abres“, según él. “Trato de hacerlo tan simple como eso, y ya sabes, si todavía lo estás leyendo cuando el álbum está terminado, simplemente comienza el álbum de nuevo“, comenta.

Independientemente de la novela gráfica, la música logra contar su propia historia. Como una banda sonora musical con ‘Till We’re Gone‘ trabajando como preparador de la escena y ‘Someday We Will Sing Again‘ como la conducción hacia el atardecer, los créditos rodando, el ukelele brillando más cerca, logran acomodar la producción. La narración principal contiene el tipo de narración teatral que se ha convertido en el “instinto natural” de Mikey, sus propias palabras, después de sus años en MCR. Canciones como ‘I’ll Be Fine‘ cuentan con un arreglo dramático que se abre con una guitarra acústica texturizada y notas de piano antes de hincharse en las cuerdas para elevarlo antes del solo de guitarra que aporta movimiento a la historia.

Estructurado como una historia, los momentos más dramáticos vienen en los capítulos finales del álbum, con ‘Oh Mary‘ y ‘Free To Be Ok‘ trayendo los momentos más devastadores. ‘Oh Mary‘, con su línea de sintetizador tipo ‘Pure Imagination’, es “el momento de la catarsis” y rinde homenaje a las grandes iglesias góticas de Nueva Jersey, que Mikey todavía aprecia. Y, en cuanto a ‘Free To Be Ok‘, es el momento para sentirse bien, cante coro gospel incluido, siguiendo a la redención.

Solo sabía cómo hacer esta gran idea, ponerla a través de una lente teatral; ese es nuestro punto óptimo. Entonces, si algo de eso se desangra en Electric Century y toda mi carrera profesional, es lo que hicimos todos los días“, explica sobre ello. Comenta, inocentemente inconsciente y comprendiendo que sus contribuciones a la “carrera profesional” son mencionadas al mismo tiempo que Andrew Lloyd Webber o Danny Elfman por su impacto e influencia.

Combinar el sonido y la visión, la nueva ola cargada de sintetizadores con la fantasía oscura y el horror, tampoco fue una gran preocupación para Mikey. Tomando su amor por The Rocky Horror Picture Show, The Nightmare Before Christmas y Phantom of the Paradise por su dirección teatral, combinándolo con la nueva ola y las influencias punk de las bandas sonoras de The Nightmare in Elm Street, The Crow y The Lost Boys, te puedes hacer una idea de cómo los diferentes elementos de ‘Electric Century‘ se las arreglan para vivir de forma independiente unos de otros.

Realmente ni siquiera pensé en si iba a encajar. Pensé, ‘Voy a hacerlo, voy a hacer esto de todos modos’. Quería hacerlo de una manera valiente. Si miras en muchas películas de los 80, y miras la banda sonora de las películas de los 80, no necesariamente se ajustan al tono de la película“, razona, permitiendo que ‘Electric Century‘ se convierta en una distorsión del tiempo para todos los sentidos.

Siete años después de la rehabilitación, de la hipnoterapia, de la esencia de una idea, tanto Mikey como David Debiak están ofreciendo una ventana al mundo de Electric Century. Incluso Mikey ve el potencial idóneo para que Electric Century se convierta en “casi al estilo de Twilight Zone“, sugiere.

Creo que la gente va allí, y no tiene que ser un hipnoterapeuta; podría ser otra cosa. Pero siento que este es el paisaje perfecto para contar una historia que tiene corrientes subterráneas muy oscuras pero que tal vez tiene un acorde esperanzador“, añade.

Y siete años después de esa persona que no quería hacer una gira con Electric Century, parece que los cambios en el último año pronto podrían significar que el dúo puede dar vida a su banda ficticia.

Con toda honestidad, uno de los aspectos positivos de la pandemia es que ahora la tecnología ha hecho que consumir música online sea aceptable. Siento que la manera perfecta de consumir esta banda es así; poder controlar cómo se ve en cada paso. Por cierto, para este proyecto, probablemente sea beneficioso. Así que en realidad estamos hablando de hacer un show online“, bromea Mikey.

Entonces, con un concierto a la vista, aunque sea online, y el lanzamiento de una novela gráfica y su segundo álbum, la historia de Electric Century continúa. Y, en cuanto a Mikey, sobrio y sin presión, ha creado una carta de amor a todo lo que le dio forma al crecer en Newark, Nueva Jersey, en la década de 1980. Es fácil asumir que Mikey vive a la sombra de su hermano mayor, pero, como muestra la escala del segundo álbum de Electric Century, el centro de atención es lo suficientemente grande para ambos. 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Related Posts
Lo de las cookies

Solo queremos las cookies para ver qué contenidos interesan más en Google Analytics. Nada de almacenar datos personales, no nos va esa movida.
Total
1
Share